Los 73 de Aldo

0

Por Carlos Valdes / @valdes_carlos

Hablar de la historia de Aldo De Nigris junto al Monterrey, no es tarea fácil, habría que desmenuzar cada etapa al detalle para entender la relación que se ha generado entre ambos, y así, entender el por qué, el sábado pasado, en el encuentro ante Dorados, el estadio coreó su nombre al hacer el tercer gol, situación que hasta ahora, no ha sucedido ni con Rogelio Funes Mori ni con el crack colombiano Edwin Cardona.

Recordemos que Aldo surge de las inferiores y debuta en primera división, en el equipo que hoy alquila Sinergia Deportiva, situación que sin duda, fue el principal argumento del aficionado rayado para reprobar su llegada al equipo en aquel lejano 2009. Y por si eso fuera poco, no solo tuvo que aprender a luchar contra el desapruebo popular, además, tenía el reto de llenar los zapatos de su hermano Antonio, quien había sido ya, en base a goles y entrega, un ídolo (que se convertiría en leyenda) para todos los fanáticos de la pandilla. Todas estas situaciones, eran luchas extra-cancha, ya que además, llegaba sin ser solicitado por el técnico de ese momento (Ricardo Lavolpe) y por lógica, llegaba con la etiqueta de relevo.

Ante la repentina salida de Ricardo Lavolpe, asume el timón albiazul, el DT que a la postre, se convertiría en el técnico más ganador en la historia del Monterrey, Víctor Manuel Vucetich; quién dentro de su diseño de equipo, pone en el 11 titular, al menor de los De Nigris; y así, se forjó la historia… una historia escrita en letras de oro que ni un guionista hollywoodense podría haber imaginado.

Llegaron los goles, festejos, abrazos, títulos y alegrías que hicieron de Aldo de Nigris, un referente del equipo albiazul. ¿Quién no recuerda aquel gol de los cuartos de final en 2009 que festeja lleno de lágrimas ante la reciente muerte de su hermano Antonio? O los goles que marcó en los clásicos que le tocó participar, con aquel festejo memorable recostado frente al rival de la ciudad. Y, ¿qué decir de aquel gol en la final de ida ante el Cruz Azul en 2009? ¡Cuántas lágrimas desató en toda la hinchada mostrando en su playera interior la cara de Toño! O aquel gol de la remontada en la final de la Concachampions ante Santos en el Tec, el gol ante Toluca quebrándole la cintura a dos rivales… y así, luchando día a día, contra su pasado, contra la sombra de su hermano, contra la desaprobación de la hinchada, contra sus colegas, contra todo, Aldo De Nigris, se hizo de un lugar selecto en la institución rayada.

Hoy, con el gol del pasado sábado, Aldo suma 73 goles con la playera a rayas, empatando al goleador histórico, Milton Carlos, y lo único que puedo asegurar, es que los 73 goles de Aldo, han sido reflejo, de lo que hace un regiomontano promedio aunque no sea en una cancha, sino en la vida, un regiomontano que lucha por lo que quiere a pesar de las adversidades, que es frontal, que no teme al reto, que se siente orgulloso de sus raíces y sus colores, que sabe que el éxito no llega si lo esperas sentado, que ama a su familia y lo demuestra en su trabajo.

Es por eso que escribí estas líneas, porque para mí los 73 goles de Aldo De Nigris, fueron conseguidos, no por un crack, no por un mago con la pelota o un dotado de técnica, fueron logrados por un hombre que salió triunfante siempre que tuvo una adversidad diciéndole al oído, que no podría lograrlo.

Gracias Aldo, por tu entrega y los 73 goles que nos has hecho gritar con el corazón.

¡Que ruede la pelota!

 

Share.

About Author

Comments are closed.